Presentación del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana.

20 March, 2013

Honorable Vicepresidenta de la República,

Dra. Margarita Cedeño de Fernández;

Honorable ministro de la Presidencia,

Lic. Gustavo Montalvo;

Honorable ministro de Interior y Policía,

Lic. José Ramón Fadul;

Honorable Procurador General de la República,

Lic. Francisco Domínguez Brito;

Mayor general José Armando Polanco Gómez,

Jefe de la Policía Nacional;

Mayor general Rolando Rosado Mateo,

Director de la Dirección Nacional de Control de Drogas

General de Brigada Juan Brown Pérez,

Director de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET);

Distinguidos invitados especiales,

Honorable presidente de la Suprema Corte de Justicia,

Dr. Mariano Germán Mejía;

Honorable presidente del Senado de la República,

Dr. Reinaldo Pared Pérez;

Honorable presidente del Tribunal Constitucional,

Dr. Milton Ray Guevara;

Honorable presidente de la Cámara de Diputados,

Lic. Abel Martínez;

Honorable presidente de la Junta Central Electoral,

Dr. Roberto Rosario Márquez;

Almirante Sigfrido Pared Pérez,

Ministro de las Fuerzas Armadas;

Honorable consultor jurídico del Poder Ejecutivo,

Dr. César Pina Toribio;

Honorable director general de Ética e Integridad Gubernamental, y asesor del Poder Ejecutivo en materia de drogas,

Dr. Marino Vinicio (Vincho) Castillo;

Distinguido rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra,

Monseñor Agripino Núñez Collado;

Distinguidos jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas;

Señores funcionarios del Gobierno;

Señoras y señores;

Gracias a todos y todas por su presencia en este acto.

Acaban de escuchar los componentes de lo que será el Plan de Seguridad Ciudadana en las voces de quienes me han precedido en el uso de la palabra.

Por tanto, mi presentación en este momento será breve, yo diría que brevísima.

Sólo quiero aprovechar la oportunidad de este evento, para hacer una reflexión final al pueblo dominicano, en mi condición de Presidente de la República.

Dominicanos y dominicanas,

Este proyecto por la seguridad y la convivencia pacífica que hoy ponemos en marcha es un gran reto, probablemente uno de los más grandes que afrontamos.

El Gobierno ya está en marcha, y vamos a trabajar sin descanso para que este plan lleve la tranquilidad a las madres y padres, y a la juventud dominicana las oportunidades a las que tienen derecho y merecen.

Sin embargo, la batalla por la seguridad no la puede vencer un presidente solo, ni un gobierno.

Estamos ante un proyecto que necesita de todos, y que debe motivar y entusiasmar a toda la población.

Necesitamos de la esperanza y la participación de cada uno de los dominicanos y dominicanas.

Sé que es difícil superar la desconfianza y el miedo cuando hablamos de inseguridad y delincuencia, pero debemos ser capaces de elevar nuestra mirada por el bien común y de unir nuestros esfuerzos por el país que queremos.

Confíen en las autoridades y confíen en los cambios que se están comenzando a aplicar dentro y fuera de nuestras instituciones.

Vamos a poner en marcha nuevas políticas para proteger las calles y los hogares, pero necesitamos la colaboración de las comunidades, de las familias y de los líderes del país.

No permitamos que nuestros barrios vivan asustados por una minoría que quiere imponer el terror y el caos.

No dejemos que las calles, plazas y parques, sean tomadas por los criminales y delincuentes.

No seamos, con nuestra desidia e indiferencia, cómplices silenciosos del dolor de nuestras familias.

Colaboremos con las autoridades, sumémonos a las iniciativas por la convivencia social, y cumplamos las normativas.

Hagamos de nuestros actos un ejemplo para los demás.

Cuento con todos ustedes en esta gran batalla que hoy se inicia.

Creo en una República Dominicana en la que las madres y padres de familia duerman tranquilos, en la que nuestros niños y niñas puedan jugar sin peligro en las calles y nuestros jóvenes tengan oportunidades, para que no se vean tentados por el delito.

Un país seguro, en paz, en el que imperen la ley y la justicia para todos por igual.

Éste es otro gran sueño, que les pido compartir conmigo y por el que quiero que trabajemos juntos.

Un sueño que tenemos la capacidad de hacer realidad y cuyos frutos serán la mejor herencia que podemos dejar a nuestros hijos. Les pido que crean, y que avancen conmigo para que esa República Dominicana, sea una realidad.

Vamos a hacer juntos lo que nunca se ha hecho por la seguridad ciudadana en nuestro país.

¡Muchas gracias!

¡Manos a la obra!