Presentación del Plan Nacional de Protección y Atención Integral de la Primera Infancia, “Quisqueya Empieza Contigo”

7 March, 2013

Imprimir
Honorable Señora Vicepresidenta de la República,
Dra. Margarita Cedeño de Fernández;

Honorable Señora Primera Dama de la República,

Licda. Cándida Montilla de Medina;

Honorable Ministro de la Presidencia,
Lic. Gustavo Montalvo;

Honorable Ministro Administrativo de la Presidencia,
Lic. José Ramón Peralta;

Honorable Ministra Educación,
Lic. Josefina Pimentel;

Honorable Ministro de Salud Pública y Asistencia Social,
Dr. Freddy Hidalgo;

Distinguido Director de la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia (DIGEPEP),
Dr. Pedro Castellanos;

Distinguida Representante de UNICEF,
Sra. María Jesús Conde;

Honorable Presidente de la Cámara de Diputados,
Abel Martínez;

Distinguida representante del Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),
Valerie Julliand;

Honorables Rectores de las Universidades del País;

Distinguidos Invitados especiales;

Señoras y señores,

Quiero agradecer a todos su presencia en este acto, especialmente a los padres y madres de familia que nos acompañan y a quienes queremos dirigir estas palabras con especial cariño.

De corazón les digo: hoy me embarga una alegría muy especial.

Éste es para nuestro gobierno, sin duda, un día de celebración.

Celebramos el nacimiento de uno de los programas que hemos seguido con más cariño y entusiasmo desde la llegada a la Presidencia. Celebramos la puesta en marcha de la que, estamos seguros, será una de las iniciativas más poderosas y transformadoras que vamos a desarrollar.

Sí, señoras y señores.

El Plan Nacional de Protección y Atención Integral de la Primera Infancia, “Quisqueya Empieza Contigo” es una poderosa herramienta para combatir a nuestros grandes enemigos: Me refiero a la pobreza y la desigualdad social. Es, de hecho, la clave para comenzar a romper esa larga cadena de injusticias que condena a miles de niños y niñas, aún antes de nacer.

La primera obligación de un gobierno es la conservación de la vida, desde su comienzo, y sabemos bien que estos primeros años de vida son cruciales. Es en ese comienzo donde los seres humanos somos más vulnerables, pero también donde hay más posibilidades de transformación.

Tenemos la posibilidad de cambiar una historia que aún no está escrita. De abrir esperanzas y multiplicar oportunidades. Con un pequeño esfuerzo podemos incidir en el futuro de miles de personas y, por tanto, en el futuro de nuestro país.

La vida que comienza, si me permiten la comparación, es aún una semilla, una pequeña planta que comienza a ver la luz. Del cuidado y la atención que les demos en sus primeros días dependerá que se convierta en el árbol sano, y fuerte que queremos, y que veamos crecer sus frutos a plenitud.

Señoras y señores,

No voy a referirme a ningún estudio, ni estadística para explicar las carencias que viven nuestras familias, y que afectan especialmente a los más pequeños. No es necesario irse tan lejos.

Todos aquí conocemos el caso de una pareja demasiado joven y sin trabajo con un niño pequeño. El caso de una madre soltera que tiene que cuidar de tres o cuatro hijos. El de una hermana mayor o una abuela, que es la encargada de suplir los cuidados familiares que precisa un bebé.

Cuando los recursos no alcanzan, por desgracia, son muchas las necesidades básicas que las familias no pueden cubrir, ni con la mejor de las voluntades.

Hoy es una ración de comida, mañana es una medicina, al día siguiente un abrazo… Y cada una de esas carencias se convierten en barreras invisibles que impiden avanzar a miles de niños y niñas.

Para cambiar esa realidad es necesario un Estado responsable y un gobierno presente, atento a las necesidades, buscando soluciones, ofreciendo respuestas.

Es junto a esas familias y muy especialmente junto a esos niños, donde cobra sentido la frase que siempre les digo: Las personas son el centro de nuestras políticas públicas.

La iniciativa que presentamos hoy pone a los niños de 0 a 5 años en el centro de esas políticas. Ellos son los protagonistas y para quienes vamos a disponer una red de atención integral, que garantice su protección y sus derechos.

A partir de este momento, vamos a poner a todas las instancias del gobierno a trabajar de forma conjunta, para eliminar uno por uno esos obstáculos que aún enfrentan muchos niños y niñas en la Republica Dominicana. Estamos decididos a garantizar que nuestros niños y niñas desarrollen todas sus capacidades y tengan a su alcance todo lo que necesitan para crecer, tanto física como espiritualmente.

En concreto este plan que hoy presentamos incluye 5 iniciativas principales, con las que daremos cuidado y protección a nuestra infancia.

La primera de ellas, es la ampliación de los servicios de Centros de Estancias Infantiles en todo el país.

Durante este año nos proponemos iniciar la construcción de 100 nuevas Estancias infantiles, a las que podrán incorporarse 22,500 niños y niñas. Nuestra meta hasta 2016 es construir y habilitar al menos 216, que con las 114 actualmente existentes, sumarán un total de 330 estancias infantiles.

Esto significa que estaremos en capacidad de acoger a más de 90,000 niños, o lo que es lo mismo, multiplicaremos por 3 la capacidad de estancias infantiles acumulada en toda la historia del país.

Estas estancias garantizarán a los niños protección, nutrición, estimulación temprana y cuidados de salud en un entorno adecuado a sus necesidades, con profesionales bien preparados y de manera completamente gratuita.

De esta forma, amigos y amigas, iniciamos una doble revolución. No solo porque garantizamos a nuestros niños, sin distinción de clase social, todas las herramientas para su desarrollo, sino también porque les damos a sus madres la oportunidad de incorporarse al mercado laboral y de avanzar en sus propias metas, con la tranquilidad de que sus hijos están en buenas manos.

Ése fue un importante compromiso que hice con las mujeres dominicanas. Les dije que las ayudaría a llevar esa pesada carga que muchas se ven obligadas a soportar solas.

Pues bien, hoy vuelvo a renovar ese compromiso y les digo: No están solas. Ni ustedes, ni sus hijos e hijas están solos. Este gobierno está de su lado y las va a apoyar, no les quepa duda a nadie.

Ese compromiso comenzará inmediatamente después del nacimiento de un niño, con las estancias infantiles y continuará con la implementación de la tanda extendida en Educación. De la misma forma, el plan que hoy presentamos contempla la ampliación de la cobertura de la educación inicial hasta el 90% de los niños y niñas de 5 años.

Señoras y señores,

Nuestra meta es que ningún niño dominicano quede desprotegido. Es decir, que desde su nacimiento y hasta que finalicen la educación básica, todos nuestros hijos e hijas, todos, independientemente del hogar en el que hayan nacido, puedan contar con la educación, alimentación, salud y protección adecuadas para convertirse en hombres y mujeres de bien.

Esa es la mejor forma de combatir la desigualdad. Esa es la forma en que vamos a transformar este país. De abajo a arriba, como siempre les digo. Como crece el fruto de nuestra tierra.

Señoras y señores,

Como segunda medida fundamental, pondremos en marcha un modelo de atención integral en las comunidades que incluye la creación de Centros Comunitarios de Atención a la Infancia, así como el acompañamiento a las familias en los propios hogares.

Los Centros Comunitarios serán espacios de la comunidad en los que se atenderá a los niños que no precisen estancias completas. Asistirán dos días por semana, media jornada y realizarán diferentes actividades con animadores comunitarios capacitados para tales fines.

Esto nos permitirá monitorear también su salud y sus niveles de desarrollo. Desde estos mismos centros se organizarán las visitas a las familias, que permitirán dar seguimiento a las condiciones de salud e higiene del entorno en que viven los niños y niñas.

Identificar necesidades especiales y trabajar en su desarrollo de forma conjunta con sus familiares. El plan incluye también formación para los padres y madres en áreas como el fortalecimiento de las prácticas de crianza o mejora de los hábitos de higiene y alimentación.

Concretamente, hemos contemplado la habilitación, construcción y puesta en marcha de 1,000 de estos Centros y Redes Comunitarias, comenzando con 120 en el 2013, y la formación en prácticas de crianza durante los próximos 3 años a unas 475,940 familias.

Padres y madres dominicanos,

Es importante señalar en este punto que el gobierno promueve un cambio fundamental en las políticas sociales. Ya no estamos hablando de caridad, ni de asistencialismo.

Estamos hablando de derechos humanos que deben ser reconocidos, respetados y que el Estado tiene la obligación de garantizar. Y en este nuevo modelo ustedes no son sujetos pasivos, ustedes son sujetos de derechos y también corresponsables del éxito de estas iniciativas.

El gobierno va a brindarles nuevos conocimientos y servicios que permanecerán con ustedes y con sus hijos e hijas, pero es necesario que ustedes, con su participación activa y vigilante, saquen el mejor partido a esos conocimientos y a esas oportunidades.

La participación solidaria y responsable de las comunidades, va a ser crucial para que este plan logre transformar el futuro de nuestras próximas generaciones, y desde ahora quiero hacerles un llamado para que se involucren y acompañen este proceso.

Una tercera iniciativa que ponemos en marcha para mejorar la atención y cuidado de nuestra infancia, es el programa de capacitación y certificación de niñeras y cuidadoras para ayudar en hogares.

Ofreceremos esta capacitación de forma gratuita a todas aquellas personas que se dedican a la atención en los hogares. De esta forma, no solo ellas podrán mejorar su formación y ofrecer mejores servicios, sino, que las familias tendrán la tranquilidad de dejar a sus hijos e hijas en las mejores manos.

Nuestra meta es capacitar a unas 47,000 cuidadoras y cuidadores en este periodo presidencial.

Y por último, pero no menos importante, vamos a desarrollar, por primera vez, una Red de Centros para la atención de niños con necesidades especiales entre cero y 10 años.

Con el impulso y el entusiasmo del despacho de la Primera Dama de la República, construiremos 5 Centros de alto nivel y capacidad técnica, ubicados en diferentes regiones del país, el primero de los cuales se construye ya en la ciudad de Santo Domingo y esperamos que esté en funcionamiento antes de concluir el 2013 y próximamente se iniciara el segundo en la ciudad de Santiago de los Caballeros.

Esta red atenderá niños con trastornos del aprendizaje y algunos de índole neurológica, cognitiva y sensorial. De esta forma, cerramos otra brecha de desigualdad y garantizamos el derecho a la educación que tienen todos los dominicanos y dominicanas, sin excepción.

De forma conjunta a estas iniciativas vamos a fortalecer el registro de nacimientos en el país. Es decir, queremos asegurarnos de que ningún niño o niña se quede sin registrar, porque ese es el primer paso para reafirmar la identidad y la ciudadanía. Hasta ahora un 20% de nuestros hijos menores de 5 años se quedan sin documentar, especialmente en las familias de escasos recursos.

Un niño cuyo nacimiento no se registra le será más difícil recibir los servicios de salud, educación y el resto de derechos que debe garantizar el Estado dominicano. Por eso haremos todos los esfuerzos para que ningún niño o niña quede fuera del registro civil.

Con la colaboración de la Junta Central vamos a eliminar estas carencias de identidad legal que solo ayudan a perpetuar la desigualdad e injusticia que sufren nuestros niños y niñas más pobres.

Señoras y señores,

Como dijo el poeta John Milton: “la niñez anuncia al hombre, como la mañana anuncia el día”. De la misma forma, el presente de nuestros niños anuncia el futuro que tendrá nuestro país.

Este gobierno también es joven, hoy apenas cumplimos 8 meses, pero tenemos grandes ambiciones y un horizonte claro. Creemos en un futuro distinto y sabemos que para lograrlo debemos empezar hoy a transformar el presente.

Con la ayuda de Dios, veremos cambiar muchas cosas en estos cuatro años. Ése es mi propósito. Veremos reducirse la mortalidad infantil y la desnutrición y veremos crecer los índices de escolaridad.

Pero la verdad es que los efectos más importantes de este Plan que hoy les presentamos no los verá este gobierno, quizá tampoco el siguiente. El alcance real de este proyecto se sentirá dentro de 15 ó 20 años, cuando una nueva generación de dominicanos haya crecido más segura, mejor alimentada, con mejor salud y educación, con mayores capacidades y, sobre todo, sin miedo y sin exclusión.

Si logramos romper esas cadenas hoy, tendremos una nueva descendencia de hombres y mujeres libres. Libres del analfabetismo, libres de la desnutrición, libres del abandono y de la pobreza.

Los obstáculos que enfrentaron una gran cantidad de padres pobres, no tendrán que perpetuarse nuevamente en sus hijos. Se transformarán, con el esfuerzo que haremos juntos, en una nueva energía renovadora, en esperanza, en talento, en creatividad… En definitiva, en una nueva República Dominicana.

Les decía al principio y les repito: Hoy es un día de celebración para este gobierno y para el pueblo dominicano. Tenemos en nuestras manos un arma poderosa contra la injusticia y el sufrimiento.

Tenemos la posibilidad de cambiar, profundamente y para siempre, la vida de miles de niños y niñas que necesitan y merecen un mejor futuro. Juntos, gobierno y sociedad, vamos a poner todas nuestras energías y capacidades al servicio de aquellos que ahora aprenden a dar sus primeros pasos.

Porque de que esos pasos sean rectos dependerá que nuestra nación camine, con paso firme, por la senda del progreso y la felicidad.

Dominicanas y dominicanos,

Es hora de hacer lo que nunca se ha hecho por la infancia en la Republica Dominicana.

Cuento con ustedes y con la ayuda de Dios, para poner en marcha este plan, que transformará la vida presente y futura de todos los dominicanos.

Muchas gracias.

¡Manos a la obra!