Graduación de los primeros 70,000 estudiantes del Programa Quisqueya Aprende Contigo

29 agosto, 2013

Es un gran honor compartir esta jornada de celebración con ustedes.

Mañana se cumplirán 150 años del Grito de Capotillo.

Ese día, un puñado de 14 valientes héroes, dieron inicio a la guerra Restauradora que culminaría reconquistando nuestra soberanía patria en forma definitiva.

Esa fue una guerra librada por la unidad del pueblo dominicano.

Distinguidos señores,

He repetido muchas veces que la Educación es el otro nombre de la libertad.

Las batallas de hoy ya no se libran con armas ni contra ejércitos.

Se libran con conocimientos, con disciplina, con organización y firme voluntad para no doblegarse ante las dificultades.

Se ganan con educación pero, igualmente, se ganan con la unidad de toda la ciudadanía.

Ahora los enemigos que tenemos que derrotar son la pobreza, la desigualdad y la exclusión social.

La alfabetización y la educación son la gran batalla de hoy, que ganaremos unidos, para consolidar y profundizar nuestra libertad.

Hoy, sin duda, es un día histórico para nuestro país.

Nos hemos reunido en este Palacio de los Deportes para aplaudir y felicitar a los casi 70.000 hombres y mujeres que, en todo nuestro territorio, se han convertido en un motivo de orgullo nacional, al ser los primeros en finalizar su programa inicial con el Plan Nacional de Alfabetización Quisqueya Aprende Contigo.

Como saben, hace casi exactamente un año, tuve el honor de convertirme en Presidente de todos los dominicanos y dominicanas.

Ese día me comprometí a hacer, junto a nuestro pueblo, lo que nunca se ha hecho.

Y al decir esas palabras me refería, precisamente, a cosas como ésta.

Estamos, amigos y amigas, ante la mayor iniciativa por la alfabetización realizada en la historia de nuestro país.

Más de trescientos mil inscritos en 6 meses.

25,000 núcleos de alfabetización en todos los rincones del país.

Más de 25,000 voluntarios colaborando como alfabetizadores y varios cientos de voluntarios involucrados en la Junta Nacional y en las Juntas Provinciales y Municipales de alfabetización.

Y seguimos avanzando.

En resumen:

Lo que hace un año parecía imposible, ya es una realidad.

Cada uno de ustedes es la prueba de que, con voluntad y un poco de apoyo, trabajando todos unidos, es posible superar el analfabetismo.

Sin importar la edad, ni las circunstancias.

¡Cada uno de ustedes ha logrado hacer lo que nunca se ha hecho!

Y por su esfuerzo y dedicación, en este día, quiero hacerles llegar mi más sincero y profundo agradecimiento.

Gracias, por encontrar cada día la energía para aprender y para enseñar.

Gracias, por superar los obstáculos y las dificultades.

Por regalarnos su entusiasmo y por mostrarle a la República Dominicana y a todo el mundo que nunca es tarde para aprender, para abrir puertas y para iniciar un nuevo camino de progreso.

Sin embargo este camino no termina aquí.

Ahora se les abren muchas oportunidades.

Les daré un dato importante.

87 de cada 100 adultos que ha participado en el plan y finalizado sus seis meses de formación ha solicitado continuar estudiando.

Esto nunca antes había ocurrido.

Nunca tantas personas se habían mostrado tan dispuestas a estudiar y superarse.

Comprendamos bien lo que esto significa.

Tradicionalmente, solo unas 15,000 personas ingresaban cada año a la educación de adultos.

Este año, hasta ahora, ya tenemos más de 60,000 egresados de “Quisqueya Aprende Contigo” que desean continuar superándose.

Y lo mejor es que este número podría elevarse a más de 300,000 antes de concluir el año.

Repito.

Esto nunca había ocurrido antes.

Este deseo que se ha despertado por el conocimiento es ya uno de los más importantes frutos del Plan.

Una población adulta que masivamente quiere seguir estudiando.

Es la mejor noticia que podíamos recibir.

Señoras y señores,

Quiero decirles a todas las personas que están completando su programa de alfabetización, que seguir estudiando es su derecho.

Y que nosotros, el Estado y la sociedad dominicana, estamos comprometidos a apoyarlos para que puedan hacerlo realidad.

Y para honrar ese compromiso ya hemos puesto en marcha la más amplia iniciativa de educación para adultos que ha visto nuestro país.

Los apoyaremos para que puedan continuar estudiando la educación básica, y para que tengan la capacitación laboral que desean.

Hemos diseñado un programa que les permitirá completar el octavo grado, desde sus propias casas, o en grupos, sin necesidad de asistir a una escuela a menos que así lo decidan.

Aprovecharemos la organización de Quisqueya Aprende Contigo y, sobre ella, estamos desarrollando cientos de núcleos para seguir aprendiendo.

A los egresados del programa inicial de alfabetización les digo: Inscríbanse, vayan a los centros de educación de adultos, o de INFOTEP y regístrense.

Porque sus oportunidades no terminan aquí.

Por el contrario, no han hecho más que empezar.

A los alfabetizadores les digo:

les seguimos necesitando, no solo para alfabetizar a los siguientes cursos del plan, sino también para convertirse en educadores de adultos.

Iniciamos ahora una nueva fase en la que capacitaremos y contrataremos a aquellos que tengan un mejor desempeño.

Como ven, aún nos queda mucho por hacer juntos.

A las organizaciones que son parte de Quisqueya Aprende Contigo y otras interesadas, les digo: Construiremos una gran red de centros de educación de adultos para avanzar todos juntos en esta nueva fase de la batalla por la educación.

A todos les decimos: Aprovechen esta oportunidad.

Vamos a hacer de la educación de adultos nuestra herramienta más importante para combatir la exclusión.

El próximo mes de septiembre comienza esta importantísima transformación educativa.

En menos de un mes abrirá sus puertas una red de 590 centros de educación de adultos, con mayor capacidad y más personal, en concreto, contaremos con 1,147 educadores, que tendrán capacidad para formar hasta 200,000 personas.

También hemos previsto que el INFOTEP, incremente a partir de septiembre su oferta para los egresados del Plan Quisqueya Aprende Contigo.

Se ofertarán 2,560 cursos en varias áreas.

De igual forma, los apoyaremos en el desarrollo de sus ideas de negocio, para que puedan convertirlas en pequeñas y medianas empresas exitosas.

Desde ya ponemos a su disposición 400 cursos de emprendurismo para 10,000 egresados de Quisqueya Aprende Contigo y, por supuesto, también tendrán acceso a las oportunidades de crédito que este Gobierno considera un derecho de todos los dominicanos.

Amigos y amigas

En los últimos doce meses la República Dominicana ha comenzado una auténtica revolución educativa.

Es una revolución silenciosa y pacífica, pero que avanza con firmeza y cambiará para siempre el rostro de nuestro pueblo.

Con la mano en el corazón les digo: si hay un legado que quiere dejar este gobierno a todos los dominicanos y dominicanas es esa transformación educativa.

Y para eso estamos trabajando sin descanso.

Ese es el verdadero cambio; el único que nos permitirá avanzar en todas las demás metas que nos hemos trazado.

La educación es la herramienta más poderosa que tenemos para vencer a nuestros dos grandes enemigos: la pobreza y la desigualdad.

Es la puerta que abrirá un nuevo futuro de esperanza a miles y miles de niños y niñas, de jóvenes y de adultos; de la misma forma que se lo está abriendo a ustedes.

¡Y no cesaremos en nuestro empeño hasta que todos y cada uno de los dominicanos y dominicanas sean libres!

Pueblo dominicano,

Debemos ser claros en esto:

No lograremos avanzar en el mundo de hoy con personas sin formación y con salarios de hambre.

Necesitamos ciudadanos educados y saludables, que puedan acceder a empleos de calidad y con ingresos dignos.

Y el primero e ineludible paso para lograr eso es la educación.

¡Este cambio ya no tiene marcha atrás!

El 4% del PIB para la educación le pertenece a nuestro pueblo y lo vamos a transformar en conocimiento y progreso para todos.

Ya es una realidad en el presupuesto y será una realidad en la ejecución.

Amigos y amigas,

Pero no solo se trata de educar a los adultos.

Vamos a acompañar a nuestros niños y niñas desde el momento de su nacimiento y hasta los 6 años, con otro ambicioso plan, el Plan Nacional Quisqueya Empieza Contigo.

Porque sabemos que esos primeros años son clave para romper la larga cadena de injusticias que impiden a miles de niños y niñas crecer y desarrollarse como merecen y a nuestras familias superar la pobreza.

Es en ese comienzo de la vida donde los seres humanos somos más vulnerables, pero también donde hay más posibilidades de transformación y aprendizaje.

En esos primeros años podemos romper para siempre las cadenas de la pobreza y la exclusión.

Sabemos las dificultades que atraviesan muchas familias y especialmente las madres solteras que deben sacar adelante a sus hijos, sin apenas recursos.

Más de 650,000 niños y niñas menores de 6 años serán beneficiados con este plan en el actual periodo de gobierno.

A esas familias vamos a darle respuestas.

Vamos a hacer valer para todos esos niños y niñas sus derechos a la educación, a la atención y protección integral que nuestra Constitución les reconoce.

Este año se iniciará la construcción de 100 estancias infantiles y, simultáneamente, estamos avanzando en acuerdos con organizaciones sociales, no gubernamentales y religiosas, para abrir y gestionar unos 400 centros comunitarios y redes familiares, con un modelo de atención y protección integral.

El próximo año ampliaremos en 100 nuevas estancias infantiles y 400 centros comunitarios más y así seguiremos hasta llegar a 2016 con 350 estancias y más de 1,000 centros comunitarios.

Se están ampliando las aulas de educación pre-escolar, que acogerán a nuestros hijos y les darán protección, nutrición, estimulación temprana y cuidados de salud en un entorno adecuado a sus necesidades, con profesionales bien preparados y de manera completamente gratuita.

Para el 2016, al menos el 90% de los niños de 6 años tendrán acceso a un pre primario integral.

Queridos amigos y amigas,

Tenemos un compromiso con todos los hijos e hijas de esta patria.

No permitiremos que ningún niño quede fuera de la escuela por falta de recursos.

Y mucho menos por falta de alimentación.

Por eso la alimentación escolar ya beneficia a más de 2,800,000 niños.

Por eso estamos decididos a implementar la tanda extendida.

Para que todos los niños que ingresan en el sistema educativo permanezcan y avancen en él.

Y no se vean obligados a abandonarlo para conseguir su sustento.

Queremos a nuestros niños en buenas escuelas, estudiando y bien nutridos.

Y para que dispongan de materiales educativos adecuados se ha invertido

RD$ 610,277,025 en la adquisición de libros de texto, que ya están siendo distribuidos.

De la misma forma, hemos fortalecido la capacitación de los profesores y aumentado las becas para estudiantes de secundaria y universitarios, porque no abandonaremos a ninguno de nuestros jóvenes estudiantes.

Amigos y amigas,

A lo largo y ancho de todo el país se están construyendo 10,000 aulas, además la rehabilitación de otras muchas y de la construcción de comedores y cocinas, lo que permitirá que este año cerca de 200.000 niños puedan acudir a una jornada educativa de ocho horas, que se impartirá en 567 centros educativos.

No les negaré que poner en marcha esta compleja iniciativa nos ha costado mucho esfuerzo y que los trabajos, en algunos casos, no se han llevado a cabo con la agilidad que necesitábamos.

Pero vamos a lograr nuestra meta.

Pueden estar seguros.

Porque nos mueve una fuerza capaz de sobrepasar todas las dificultades.

Nos mueve la voluntad y la fe del pueblo dominicano que espera y merece lo mejor de cada uno de nosotros.

Con esa misma fe y voluntad, hago hoy un llamado a todos los ingenieros que ganaron esas adjudicaciones en sorteos limpios y transparentes, sin privilegios.

Pongan lo mejor de sí mismos en esos trabajos.

Porque esas obras son para el futuro de nuestros hijos e hijas y el país entero se lo agradecerá.

Amigos y amigas,

Es así, con esta política educativa integral, que comienza con el nacimiento y continúa a lo largo de toda la vida, como lograremos transformar la República Dominicana.

Es así como, atendiendo las necesidades de nuestra gente y poniendo a las personas en primer lugar, tendremos un país más justo y un pueblo más feliz.

Cuando hablamos de superar el analfabetismo, de apoyo a la primera infancia, de la educación de los niños en edad escolar o de estudios técnicos y universitarios, estamos hablando de una misma cosa.

Hablamos de creer e invertir en nuestro bien más preciado; el pueblo dominicano.

Distinguidos señores,

Esta revolución educativa que hemos iniciado no es fácil y sus mayores efectos no los veremos en el corto plazo.

El alcance real de estás políticas se sentirá dentro de 15 ó 20 años, cuando una nueva generación de dominicanos haya crecido más segura, mejor alimentada, con mejor salud y educación, con mayores capacidades y, sobre todo, sin miedo y sin exclusión.

Sabremos que hemos logrado nuestro sueño cuando la palabra “analfabetismo” aparezca solamente en los libros de historia de la República Dominicana.

Cuando tengamos una nueva generación de dominicanos cada vez más libres, mejor educados, más solidarios y mejores ciudadanos.

Y, créanme, esa será una de las victorias más grandes que haya logrado nuestro pueblo desde la conquista de la independencia.

Queridos amigos,

Todos y cada uno de ustedes ya son parte de esta hermosa epopeya.

Este plan de alfabetización está llamado a marcar un antes y un después en la historia de nuestro país, y ustedes son los protagonistas de esa historia.

Junto con ustedes estamos derribando el muro más insalvable que nos dividía.

El muro de la indiferencia.

Arrastrábamos una deuda impostergable, que condenaba a miles de personas a la pobreza y la exclusión.

Y vivíamos de espaldas a esa realidad.

Pero ahora eso está cambiando para siempre.

Esta es una fiesta de la solidaridad y la unidad.

Es un inmenso abrazo fraterno al que se ha sumado todo el país, sin excepción.

Ese es el gran legado que nos dejará este plan.

La certeza de que, cuando trabajamos juntos, ningún obstáculo es insalvable.

Y quiero expresar en este punto el agradecimiento especial a los más de 25,000 voluntarios que están alfabetizando en todo el país.

De corazón, en nombre del gobierno y de todo el país, gracias por su inmensa generosidad.

Gracias por haber donado su tiempo y su conocimiento de forma desinteresada y altruista.

Sin ustedes, este milagro que hoy nos rodea no sería posible.

No hay palabras que puedan expresar la gratitud que les debemos todos.

Pueden estar seguros de que su acción será siempre recordada.

De la misma forma, quiero reconocer a la Junta Nacional, a los equipos técnicos y especialmente a las juntas municipales de alfabetización, encabezadas por alcaldes y directores distritales de todos los colores políticos, que han puesto el corazón en este proyecto.

Agradezco a todos su participación incondicional.

Este será un gran triunfo de nuestro país del que ustedes tienen el privilegio de ser protagonistas.

¡Sigamos trabajando!

¡Sigamos entusiasmando a todo el mundo!

Este esfuerzo debe continuar.

Aún tenemos que seguir trabajando.

Aún hay cientos de miles de personas que están en proceso de alfabetización y otros muchos a quienes tenemos la responsabilidad de animar a participar.

¡Hay mucho que hacer todavía!

Nos hemos trazado una meta ambiciosa:

Superar el analfabetismo en el 2014.

Y para alcanzarla debemos seguir sumando esfuerzos, como hasta ahora.

Debemos redoblar nuestra solidaridad y, sobre todo, abandonar los fantasmas de la vergüenza y la exclusión, para que nadie se quede fuera de esta gran fiesta de la alfabetización.

Ustedes, participantes del plan Quisqueya Aprende Contigo, que en los primeros seis meses han logrado aprender a leer y escribir, son protagonistas indiscutibles de esta revolución de la educación.

Ustedes pueden, mejor que nadie, ayudar a multiplicar su experiencia.

Cuéntenles a todos el cambio que han vivido.

Acompañen a otros a alfabetizarse, apoyen sus esfuerzos.

Hago un llamado a todas aquellas personas y organizaciones que pueden tener un familiar, un amigo o un vecino que pueda beneficiarse de este Plan Nacional de Alfabetización.

A que lo busquen, llévenlo a un núcleo de alfabetización.

Que nadie se quede afuera de esta oportunidad.

Pueblo dominicano,

Desde que nuestro gobierno inició su marcha les prometí que mantendría siempre un diálogo franco y directo con ustedes.

Ese diálogo no solo se ha producido con palabras, sino sobre todo a través de los hechos y de los resultados.

Cumpliendo los compromisos y metas, hemos fortalecido el vínculo más fuerte que puede unir a un gobierno con el pueblo: la confianza.

Actos como el de hoy prueban, mejor que cualquier discurso, que cuando la voluntad de un pueblo y la de su gobierno se unen, no hay nada que pueda detenerlos.

Y será con esa combinación de superación personal, solidaridad popular y Gobierno para todos, como paso a paso, uno por uno, conseguiremos hacer realidad todos nuestros propósitos.

Cada compromiso cumplido es la manera en que este gobierno les dice:

Escuchamos y atendemos sus demandas.

Ustedes son nuestra prioridad.

Este gobierno está decidido a ser el gobierno de todos, con todos y para todos.

Tenemos la voluntad para superar las barreras.

Tenemos el empuje para romper para siempre las cadenas de la pobreza y la desigualdad.

No será un camino sin obstáculos, es cierto, pero no me cabe duda de que estamos en el camino correcto.

Conseguiremos, como fue siempre nuestro compromiso, poner una sonrisa en el rostro del pueblo dominicano.

Amigos todos,

Han pasado 12 meses desde que iniciamos este camino juntos, y el entusiasmo y la energía de nuestro gobierno, lejos de agotarse, se alimenta día a día con el calor de esta tierra y el espíritu de sus hombres y mujeres.

Especialmente en jornadas como ésta, en las que tengo ocasión de estar tan cerca de nuestra gente, rodeado de su cariño, y puedo sentir su entusiasmo en mi corazón.

Hoy quiero dar gracias a Dios, una vez más, por haberme permitido servirles, humildemente, desde la Presidencia del país.

Dominicanos y dominicanas,

Esto es solo el principio.

Pueden estar seguros, lo mejor está aún por llegar.

Seguiremos mostrándoles, con hechos, que este gobierno cumple con la palabra empeñada.

Seguiremos demostrando al mundo entero que, en este país, hacer lo que nunca se ha hecho ya no es solo una frase.

Es una nueva forma de entender la política y la vida.

Es el grito unánime de un pueblo que, cada vez más, sabe que es posible hacer realidad sus sueños y está comprometido a luchar por ellos.

¡Sigamos haciendo juntos lo que nunca se ha hecho en la República Dominicana!

¡Que viva la República Dominicana!

¡Que vivan los héroes de La Restauración!

¡Que viva el Plan Quisqueya Aprende Contigo!

¡Muchas gracias!

¡Manos a la obra!